Dsilexai ¿La entiendes?
Publicación del 3 junio, 2016
Docentes y profesionales, Escuelas

La palabra “dislexia” proviene del griego y significa “dificultad con el lenguaje”, una diferencia de aprendizaje que afecta a las competencias de la lectura y escritura.

La International Dyslexia Association define la dislexia como una dificultad en el aprendizaje que tiene un origen neurobiológico y se caracteriza por la deficiencia en el reconocimiento de las palabras y la baja habilidad para el deletreo y la decodificación de textos. Este déficit en el componente fonológico de la lengua interfiere en la capacidad para seguir el ritmo escolar, ya que causa problemas en la comprensión lectora y, en consecuencia, una disminución del interés por la lectura, lo que impide la ampliación de vocabulario y el aprendizaje de conceptos nuevos.

Nuestra compañera lingüista e investigadora, Luz Rello, señaló en el artículo “Descubre si tienes riesgo de dislexia en 15 minutos”, publicado en El País el pasado 31 de diciembre, que “Alrededor del 10% de la población tiene dislexia. Hay 600.000 niños escolarizados con dislexia en España y no lo saben. Ese es el problema”.

La dislexia puede ser tan escurridiza que a veces pasa desapercibida, tanto para padres como para profesores, hasta que la situación se vuelve insostenible para el niño o niña. Bien es sabido que para poder empatizar, entender y ofrecer ayuda a otras personas es necesario ponernos en su piel. Si experimentamos en primera persona la dificultad ajena, podemos entender los obstáculos a los que una persona con dislexia se enfrenta constantemente. ¿Puedes leer este texto?dyslexia-zoomedoutVictor Widell es un desarrollador informático sueco que ha creado el simulador que acabas de ver para que podamos hacernos una idea de lo que es leer con dislexia. Su idea surgió después de que una amiga le explicara cómo le afecta a ella ser disléxica.

La imagen de las letras cambiantes exige un esfuerzo extra por parte del usuario para leer y comprender el texto, una magnífica forma de entender y empatizar con las sensaciones del disléxico. Aún teniendo en cuenta que existen diferentes tipos y niveles de dislexia y que su funcionamiento en cada individuo varía, este es un ejemplo ideal para poder entenderla mejor.

Conocer y entender este trastorno de aprendizaje de la lectoescritura es una oportunidad para crear nuevas estrategias y herramientas de aprendizaje para niños y educadores.

0 Comentarios