Los 5 mitos más comunes sobre el cerebro
Publicación del 14 noviembre, 2017
Docentes y profesionales, Familias

Hay ideas muy extendidas acerca de cómo aprenden los niños que pueden hacer que educadores y padres adoptemos métodos educativos equivocados. Ahí van los 5 mitos del cerebro, más comunes y populares, de los que estamos convencidos pero que la ciencia rebate.

Los humanos solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro

REALIDAD – El mito del 10% (en ocasiones 20%) es una mera leyenda urbana ya que el cerebro se sirve de todos sus recursos para funcionar, tal y como apuntaba el Dr. David Bueno en su ponencia en nuestras Jornadas Internacionales de 2017. En las aulas puede que los profesores insistan en que los alumnos deben esforzarse más, pero hacerlo no activará circuitos neurales “inactivos”. Los resultados académicos no mejoran por el simple hecho de insistir sin más sentido sobre lo mismo una y otra vez.

Gente de “cerebro izquierdo” o de “cerebro derecho”

REALIDAD – El argumento actual de que tenemos un cerebro izquierdo racional y uno derecho intuitivo y artístico es una fábula. Las personas utilizamos ambos hemisferios del cerebro para todas las funciones cognitivas. La idea de un cerebro derecho y otro izquierdo se originó ante el hecho de que muchas personas, no todas, procesan el lenguaje más en el hemisferio izquierdo y las habilidades espaciales y las emociones en el derecho. Los psicólogos han utilizado esta idea para explicar las diferencias entre los diferentes tipos de personalidades y en educación ha motivado la creación de programas que otorgan menos importancia a las actividades racionales del “lado izquierdo”. Los estudios de escaneo cerebral no muestran evidencia que ubique la creatividad exclusivamente en el hemisferio derecho. Se conoce que el cerebro recurre a ambos hemisferios tanto para actividades de lectura como de matemáticas.

Debes aprender un idioma antes de aprender otro

REALIDAD – Los niños que aprenden dos idiomas a la vez no confunden el uno con el otro aunque sí es cierto que su desarrollo lingüístico puede ser más lento. La idea de que un idioma interfiere con otro sugiere que las diferentes zonas del cerebro compiten por los recursos disponibles en el aprendizaje. En realidad, los niños pequeños que aprenden dos lenguas al mismo tiempo tienen una mayor comprensión de la estructura total del idioma.

Mujeres y hombres aprenden de forma distinta

REALIDAD – Las diferencias sí existen en los cerebros de mujeres y hombres, pero son las que se refieren a la fisiología cerebral y que pueden resultar en funciones cerebrales diferentes. No hay estudios basados en el género que muestren diferencias en la conexión de las distintas redes neurales que intervienen durante los procesos de aprendizaje. Cuando emergen diferencias entre ambos sexos (cosa que ocurre de forma aislada) se catalogan como escasas, pequeñas y basadas en promedios, por lo que no son aplicables al resto de individuos.

Cada niño tiene un estilo de aprendizaje

REALIDAD – La teoría de que un alumno tiene más facilidad a la hora de aprender si utiliza un canal sensorial determinado, como por ejemplo el visual o el auditivo, no ha sido demasiado respaldada por los estudios más recientes.

La conclusión es que las percepciones populares parecen haberle ganado terreno a la ciencia. Uta Frith, neurocientífica (pionera en la investigación del autismo y la dislexia), que lideró a un grupo británico de investigación en neurociencia, ruega a padres y educadores a ser cautos: “Hay una demanda enorme, por parte de las personas, de tener información sobre neurociencia para la educación, lo cual está generando una enorme cantidad de información y métodos poco científicos, sin contrastar y sin analizar”.

Este artículo ha sido originalmente publicado por Scientific American.

Fuentes: Mind, Brain, and Education Science, by Tracey Tokuhama-Espinosa. W. W. Norton, 2010; Understanding the Brain: The Birth of a Learning Science. OECD, 2007; OECD Educational Ministerial Meeting, November 4–5, 2010.

0 Comentarios