RtI, detección temprana de dislexia en la escuela
Publicación del 31 enero, 2017
Docentes y profesionales, Escuelas

El Dr. Juan E. Jiménez, Catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de La Laguna (ULL), ha acompañado las Jornadas de Project Difference desde 2014 presentando el modelo de Respuesta a la Intervención Temprana (RtI), un procedimiento utilizado en alumnos de edades tempranas para actuar a tiempo con aquellos que se encuentran en riesgo de sufrir Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA) como la dislexia o el TDAH entre otras.

En las Jornadas Internacionales de Difference 2016, el Dr. Jiménez hizo referencia al último informe del Ministerio de Educación sobre alumnado disléxico que muestra que no es hasta cuarto de primaria cuando se empiezan a analizar las dificultades de aprendizaje en los niños, una situación que se repite en todas las Comunidades Autónomas. Este escenario genera un estado de desamparo educativo para miles de niños y niñas que necesitan atención individualizada en la escuela.

Jiménez explicó anteriormente que en España predomina un modelo de espera al fracaso y que la alternativa es el modelo de RtI, una forma de mirar hacia el futuro que supone no continuar con el modelo de discrepancia, el cual se basa en el desajuste que muestra el alumno entre su coeficiente intelectual y su rendimiento académico.

Objetivo del RtI: Adelantarse al problema

El objetivo del modelo RtI es detectar a tiempo dificultades específicas de aprendizaje en lectura y escritura en niños y niñas de entre 5 y 7 años y conseguir que no se queden atrás, así evitando las consecuencias académicas y emocionales que esto supone. El modelo es de carácter preventivo de manera que se adelanta e identifica a niños en situación de riesgo.

“El modelo RtI es sistémico, involucra a todos: a la familia, a los responsable políticos, a los responsables educativos, a los profesores y a las universidades… Si queremos implementarlo bien, es necesaria una alianza entre la administración educativa”

Juan E. Jiménez

El RtI es el modelo preventivo en DEA más conocido en la comunidad académica internacional y ha cambiado la dinámica de la enseñanza en las Islas Canarias a través de PREDEA, un programa que ha sido creado e implantado por el equipo de investigación que coordina el Dr. Jiménez en la Universidad de la Laguna (ULL). Además, supone la implantación pionera en España del RtI, algo que ha tenido una importante repercusión científica y que posiciona el trabajo realizado en Las Islas Canarias como un ejemplo a seguir.

Los 4 pilares del RtI y la evidencia científica

En este modelo, basado en el rigor de la evidencia científica, solo vale lo que se ha demostrado que incide positivamente en el rendimiento y aprendizaje del alumno. Proporciona una evaluación constante del alumnado y logra un cribado de aquellos niños que suelen quedar excluidos en el aula por encontrarse en situación de riesgo de aprendizaje. Para implementarlo requiere que el profesor ofrezca una enseñanza a medida, un cribaje, un control del progreso del aprendizaje, y luego tome decisiones en base a esos datos. El profesorado necesita formación específica para realizar la tarea de detección y toma de decisiones educativas. El RtI se fundamenta en:

  1. La investigación científica.
  2. Un enfoque por niveles que proporciona servicio e intervención de forma intensiva, con el fin de conseguir una mejora en el aprendizaje de los alumnos.
  3. La utilización de la respuesta del alumno a la intervención y, dependiendo de esa respuesta (supervisada, monitorizada y controlada por el propio maestro), se toman decisiones educativas.
  4. La respuesta del alumnado definida como el cambio positivo en la conducta o en la ejecución académica como consecuencia de esa intervención.

Implementación del RtI en la escuela

Para poder poner en marcha este modelo se requiere una evaluación constante que mide la mejora y el proceso de aprendizaje del estudiante durante la intervención. Se trabajan las competencias básicas sobre las que se fundamentan la escritura y la lectura: vocabulario, fluidez, conciencia fonológica, conocimiento alfabético, lenguaje oral, comprensión, etc.

“El RtI implica evaluación, intervención y enseñanza. No se trata de evaluaciones trimestrales, sino dinámicas, de ahí la repuesta a la intervención; es un cambio completo de la cultura de la evaluación”

Juan E. Jiménez

Se cuenta con pruebas de “screening” de identificación temprana, pruebas de proceso de aprendizaje del alumno y con programas y materiales de enseñanza validados científicamente. Es un sistema piramidal articulado en tres niveles de intervención:

Nivel 1

Corresponde al aula ordinaria donde el maestro implementa un programa, validado científicamente, para la enseñanza de la lectura. Cuenta con un programa que incorpora materiales de enseñanza de eficacia demostrada. La respuesta de los niños variará, habrá niños que empezarán a mostrar resistencia, otros empezarán a retrasarse en el aprendizaje y entonces entrarán en el nivel 2 de intervención. Cabe destacar que el porcentaje de niños que muestran resistencia en esta fase es conocido gracias a años de investigación en los EEUU y otros países, entre un 15 y un 20% mostrará dicha resistencia.

Nivel 2
Este nivel se puede desarrollar dentro del contexto del aula de la mano del profesor de apoyo, o bien fuera del aula. La característica de este nivel es que el apoyo académico que recibe el alumno es más intensivo, de sesiones diarias de unos 30 minutos de duración. El profesor evalúa el proceso de aprendizaje, en función del progreso del alumno podrá tomar decisiones educativas para que el niño siga en el aula ordinaria o bien continúe en este segundo nivel con un seguimiento mucho más individualizado y sistemático, con sesiones diarias de hasta 60 minutos. En este momento, si el alumno sigue mostrando resistencia es posible que estemos ante un caso de dislexia.

Nivel 3

Muy pocos alumnos llegan a este nivel en un entorno escolar en el que se implementa bien el RtI, normalmente solo entre un 4-5% del alumnado. Esto se debe a que el sistema de intervención temprana permite que los profesores y educadores de apoyo puedan trabajar con niños en situación de riesgo, utilizando metodologías de aprendizaje multisensoriales y estrategias especiales que satisfacen las necesidades educativas de todos. Sólo aquellos alumnos que no responden a ninguna parte de la intervención son derivados a un centro profesional para conseguir un buen diagnóstico científico con tratamiento intensivo y específico.

El modelo de RtI se implementa como pieza clave en los programas de Acompañamiento realizados por Project Difference. Actualmente Project Difference está acompañando a 3 escuelas, con un plan para los próximos 3 años que contempla la implementación del programa en 15 escuelas más.

Los resultados están siendo enormemente positivos. Los alumnos con diferencias de aprendizaje son atendidos según sus necesidades, se evita su descuido escolar, y se les ofrece igualdad de posibilidades dentro del marco de una escuela inclusiva.

0 Comentarios